bosquejosdesermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosdesermones.com

 

¿Está convencido del porqué es cristiano?

¿Está convencido del porqué es cristiano?

Base Bíblica: Juan 6:60-69

Introducción:

El propósito de Dios para nuestras vidas es que, a la par que experimentamos crecimiento en el plano personal, lo hagamos también en el nivel espiritual. Sumirnos en el estancamiento es perjudicial. Ahora bien, el crecimiento espiritual en todos los órdenes se produce cuando hay una íntima relación con Dios mediante la lectura sistemática de Su Palabra, la oración y la disposición de aplicar tales pautas en nuestras vidas.

El propósito eterno de Dios es que se produzca en nosotros el crecimiento el cual lo logramos cuando, tomados de la mano de Su Hijo amado Jesús, avanzamos en el proceso, no afincados en nuestras fuerzas sino en las que provienen de Él.

I.- Una íntima relación con Dios está asociada con el crecimiento espiritual del creyente (vv.60-62).

1.- Comprender los misterios y planes maravillosos de Dios para nosotros, amerita que tengamos disposición para crecer (v. 6).

2.- El mensaje transformador del evangelio va en contravía de nuestros paradigmas y principios de vida errados (v. 61).

3.- Crecemos en el conocimiento de las cosas de Dios conforme estamos íntimamente relacionados con Él (v. 62).

II.- En las fuerzas de Dios y no en las nuestras, podemos vivir el evangelio (vv.63-65).

1.- En la carne no podemos asirnos para lograr crecimiento espiritual. Sin embargo, tal crecimiento se ve reflejado en el crecimiento personal (v. 63).

2.- Hay quienes erigen un muro porque el evangelio transformador del Señor Jesucristo choca con sus criterios y hábitos de vida, sujetos a la carne (v. 64).

3.- El Señor Jesucristo nos llama a emprender el proceso de cambio y nos ayuda a lograrlo (v. 65).

III.- La meta con Cristo Jesús es no retroceder, estancarse sino avanzar (vv.66-69).

1.- Confrontados por el evangelio hay quienes vuelven atrás. Los que están tomados de la mano de Cristo Jesús, obtienen nuevas fuerzas y siguen adelante (v. 66).

2.- No estamos obligados a seguir al Señor Jesús. Se trata de una decisión personal. Sin embargo, define nuestro presente y el lugar en el que pasaremos la eternidad (v. 67).

3.- Quien llega a comprender la grandeza del evangelio transformador de Jesucristo, decide pagar el precio (vv.68, 69).

Conclusión:

Cuando el cristiano se ve confrontado con el evangelio es probable que tome conciencia de la imposibilidad de aplicar en sus propias fuerzas, las pautas de vida con fundamento en las Escrituras. Una relación permanente con el Creador nos ayuda a avanzar en tal proceso.

Un cristiano fundamentado en la carne se estanca; quien está afincado en Dios, crece. Es un axioma que tiene cumplimiento en todo el género humano. Nadie está obligado a seguir a Jesucristo. Es una decisión personal. Pese a ello, asumir la decisión que sea, trae consecuencias. Una pregunta para todos_¿Dónde estará por la eternidad? Otra más: ¿Estará en la presencia de Dios o en la perdición por siempre jamás?


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

anuncio-YT