bosquejosdesermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosdesermones.com

 

Jesucristo nos asegura la victoria en cada nuevo paso

Jesucristo nos asegura la victoria en cada nuevo paso

Base Bíblica: Hebreos 11:39, 40; 12:1-3

Introducción:

Caminar hacia la meta final que es la eternidad con Dios es posible cuando damos pasos firmes y sostenidos, asidos de la mano del Señor Jesucristo. Avanzar no se logra dependiendo de las fortalezas personales sino afianzadas de la fortaleza divina.

Es probable que las circunstancias adversas desprendan temores, inquietud e incertidumbre; sin embargo estamos llamados a seguir caminando en fidelidad a Dios. Nos anima la esperanza de que nuestro amado Padre cumplirá aquello que nos ha prometido y que es: en el presente muchas bendiciones, y mañana: la vida eterna.

I.- Caminando hacia la eternidad con Dios (11:39, 40).

1.- Nuestro tránsito terrenal con Dios amerita que tengamos fe (v. 39).

2.- Puede que no veamos ahora la materialización de las promesas divinas, pero debemos seguir caminando firmes (v. 39).

3.- Como los hombres de fe que describe la Biblia, estamos llamados a guardar la esperanza, confiando en la veracidad de las promesas de Dios (v. 40).

II.- Es posible dar pasos hacia la victoria con ayuda del Señor Jesús (12:1)

1.- Con ayuda del Señor Jesús podemos despojarnos del temor, las dudas y la incertidumbre que nos impiden avanzar (v. 1 a).

2.- Con ayuda del Señor Jesús podemos vencer la tentación que inclina nuestra naturaleza al pecado (v. 1 b).

3.- Con la ayuda del Señor Jesús podemos avanzar en el camino de fe con perseverancia (v. 1 c).

III.- El secreto de avanzar hacia la victoria es poner nuestra mirada en el Señor Jesús (vv.2, 3).

1.- Nuestra mirada no puede estar puesta en las circunstancias, sino en la sagrada meta (v. 2).

2.- El Señor Jesús es Quien nos fortalece con la fe necesaria para vencer (v. 2 b).

“puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe”.

3.- El Señor Jesús es quien nos anima cuando llegan los momentos difíciles (v. 3).

Conclusión:

Los cristianos estamos llamados a caminar en victoria con la ayuda del Señor Jesucristo. Él nos guía, ayuda y fortalece para seguir adelante, por encima de las circunstancias. Cuando llega el desánimo, Él nos anima; si nos asalta la incertidumbre, nos llena de seguridad, y si el cansancio toca a nuestra puerta, Él nos fortalece. ¡Usted puede dar pasos firmes hacia la victoria caminando de la mano del Señor Jesucristo!


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en devocionales.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com