bosquejosdesermones.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

bosquejosdesermones.com

 

¿Cómo está el altar de Dios en su vida?

¿Cómo está el altar de Dios en su vida?

Lectura Bíblica: 1 Reyes 18:20-39; Génesis 4:26; 8:20, 21; 12:7, 8

Introducción:

El hombre necesita hoy más que nunca reedificar el altar de Dios, que es un lugar de encuentro con nuestro Hacedor. Lamentable muchas personas e incluso, quizá nosotros, lo hemos dejado de lado. El enemigo nos ha sembrado la idea de depender más del hombre y de nuestras propias fuerzas que de Dios. El tiempo de búsqueda de Dios ha menguado y es necesario retomarlo. Pasar tiempo en la Presencia de Dios nos hace victoriosos. Hoy evaluaremos a la luz de la Palabra un tema de suma importancia para nuestra vida personal, espiritual y familiar.

I.- Desde los orígenes del hombre, el altar se constituyo en un lugar de encuentro con Dios

1.- Desde el comienzo de los tiempos quienes reconocieron a Dios en Sus caminos le levantaron altar (Génesis 4:26)

2.- El altar de convirtió en un lugar de encuentro con Dios (Génesis 8: 20, 21; 12:7, 8)

3.- El altar no es una estructura física sino la disposición de un corazón rendido a Dios

II.- Es hora de que reedifiquemos el altar para Dios en nuestras vidas

1.- En el altar de Dios es donde podemos vencer (1 Reyes 18:30)

a.- Hemos dejado de lado el altar de Dios

b.- Dependemos del hombre más que de Dios en Su altar

2.- El altar de Dios se mantiene encendido cuando al igual que el Señor Jesús pasamos tiempo en oración (Marcos 1:35)

3.- Elías le concedía al altar de Dios la importancia que merecía

4.- Necesitamos apartar tiempo diariamente para buscar a Dios

III.- Es necesario mantenernos alerta ante las actitudes que arruinan el altar

1.- El pecado oculto arruina el altar de Dios (1 Reyes 16:29-33)

2.- Desestimar la importancia de mantener avivado el altar de Dios, arruina ese lugar de encuentro con Él (Levítico 6:12, 13)

3.- El altar de Dios se apaga cuando tenemos una vida doble: Pretendiendo ser fieles a Dios y caminando en mundanalidad (1 Reyes 18:21)

4.- Es del altar de Dios que depende nuestro crecimiento personal, espiritual y familiar

5.- Necesitamos reconocer la necesidad del altar de Dios en nuestra vida (Salmos 63:1, 2M 42:1-5)

IV.- Debemos encender de nuevo el altar y mantenerlo avivado

1.- El Señor Jesús mantenía encendido el altar en oración y daba ejemplo a sus discípulos (Lucas 11:1)

2.- El Señor Jesús nos enseñó que en el altar de Dios se clama y se persevera hasta recibir respuesta (Lucas 18:2-8)

3.- Los primeros cristianos fueron enseñados en la necesidad de mantener encendido el altar de Dios en oración (1 Tesalonicenses 5:17)

4.- En el altar de Dios morimos en la carne para vivir en Dios (Romanos 12:1)

Conclusión:

Dios no quiere de nosotros religiosidad sino que mantengamos avivado el altar. Si nos distanciamos del altar será el pecado  el que tomará ventaja.  Sólo es posible restaurar el altar cuando reconocemos la necesidad de Dios en nuestras vidas, en la familia y donde quiera que nos encontremos.  Si reconocemos nuestras limitaciones  y nos acercamos a Dios con humildad, habremos dado el primer y más grande paso para restaurar el altar que lo más probable es que se encuentre arruinado (1 Reyes 18:39). Cuando el pueblo de Israel se decidió a reconocer la grandeza de Su Creador, vieron el poder del Señor obrando en su existencia y en medio de Su pueblo. ¡Hoy es el día para restaurar el altar en la Presencia de Dios!


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en devocionales.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com